viernes, 6 de junio de 2008

Etnobotánica

¡Saludos a tod@s! Espero que disfruteis del blog tanto como voy a disfrutarlo yo.


Antes de empezar a escribir artículos sobre temas específicos, creo que es necesario dar una visión general. ¿De qué va ésto? Ahora mismo vamos a aclararlo.


Como dice nuestra querida wikipedia, la etnobotánica es el estudio de las relaciones entre plantas y el ser humano, incluyendo sus aplicaciones y usos tradicionales, para de esta forma determinar su valor cultural o científico.


Por supuesto esto es muy amplio, podríamos hablar de como los rusos hacían los muebles en el siglo XVII, tal vez sería etnobotánica, pero no interesa a nadie en absoluto (bueno, tal vez a los ebanistas rusos...). Las plantas que nos interesan son aquellas que han resultado significativas en nuestra historia, las que de un modo u otro han marcado al ser humano en su devenir a lo largo de los siglos, y su huella ha perdurado -o aún perdura- en la vida cotidiana. Por este motivo las plantas que nos interesan especialmente (aunque no exclusivamente) son las llamadas plantas medicinales, las cuales tienen la capacidad de alterar el organismo de un modo u otro.


Es indudable que estas plantas han convivido con nosotros desde el principio de los tiempos. Gracias a ellas pudimos combatir enfermedades, luchar contra el cansancio, propiciar el sueño y alcanzar los reveladores estados mentales que fueron uno de los orígenes de la mística y las religiones primitivas. Apareció entonces la figura del chamán, el miembro de la tribu con conocimientos botánicos aplicados; era el médico, el juez y el sacerdote, y cumplía sus múltiples cometidos rodeado de un aura de misterio y magia.


Las cosas han cambiado un poco desde entonces... ahora la ciencia extrae los principios activos (o el espíritu como diría el chamán) de las plantas y los manipula a conciencia para mejorarlos, pero en esencia es lo mismo: tenemos médicos, jueces y sacerdotes que hacen el papel del chamán, decidiendo sobre nuestra salud, nuestra libertad y nuestra alma sin que alcancemos a comprender cómo lo hacen, aún rodeados de misterio y -al menos un poco- de magia.


En fin, de todo esto quiero hablar: del hombre y las plantas, de la búsqueda del conocimiento, de la magia y la mente; buceando en el pasado hay un océano de sabiduría, olvidada por nuestro orgullo de seres modernos. ¿Para qué volver a descubrir lo que ya se descubrió? Me parece mucho más inteligente adoptar una postura humilde, y creer que en el pasado alguien ya se hizo la misma pregunta.

1 comentario:

ppedrodom dijo...

No sé si aún reciba notificaciones de este blog, pero quería comentarle que leí todas las entradas y me parecieron muy interesantes y de mucha ayuda en la obtención de conocimiento, gracias por tomarse el tiempo y compartirlas.

Saludos.